Saltar al contenido

Cómo preparar Solomillo Wallington

12 junio, 2020

El solomillo Wellington es un popular plato de la cocina inglesa con mucha historia. A día de hoy, es conocido en todo el mundo y se ha convertido en un clásico de los banquetes y las comidas en familia. Un buen solomillo Wellington es una apuesta segura para cualquier comida o cena importante que puedas tener.

El plato, a grandes rasgos, consiste en coger la pieza de carne (el solomillo de ternera) y recubrirlo con varias capas de ingredientes (jamón, paté, cebolla y setas) para acabar envuelto en una lámina de hojaldre. Aunque su elaboración parezca complicada, es más fácil de lo que imaginas. Solo hay que seguir unos sencillos pasos que detallaremos a continuación.

Como todos los clásicos, este plato nunca pasa de moda. Y aunque quizás no sea una opción demasiado innovadora, sí que puedes experimentar nuevas formas de cocinarlo, variando ingredientes y probando nuevas técnicas. Eso sí, la materia prima (es decir, el solomillo) debe ser de primera calidad para que el resultado sea perfecto.

Historia del Solomillo al estilo Wellington

El solomillo Wellington es un plato con al menos dos siglos de historia. Sus orígenes no están del todo claros, pero la teoría más extendida es que tiene que ver con las victorias de Arthur Wellesley, el duque de Wellington, contra el ejército francés de Napoleón Bonaparte. Estas guerras, que tuvieron lugar a principios del siglo XIX, fueron la Guerra de la Independencia en España y, sobre todo, la batalla de Waterloo (1815).

Se dice que el duque de Wellington fue desarrollando el gusto por la buena gastronomía, y tenía la costumbre de presentar este tipo de solomillo en las recepciones oficiales de Londres y en las campañas militares. Así es como se popularizó esta particular forma de preparar el solomillo, que era muy del gusto del duque.

No obstante, otra teoría afirma que el nombre tendría que ver con la Bota Wellington, un tipo de bota militar de aquella época que popularizó el mismo duque. Por lo visto, el acabado del solomillo Wellington podría recordar a ese tipo de bota de color marrón. Sea como sea, el duque parece estar muy ligado a este plato.

INGREDIENTES

– ½ kg de solomillo de ternera
– 1 cebolla
– 1 diente de ajo
– 250 gramos de champiñones
– 1 vaso de vino blanco (150 ml)
– 1 lámina de hojaldre
– 1 huevo batido
– 7 – 8 lonchas de jamón ibérico
– Aceite de oliva
– Sal
– Pimienta

ELABORACIÓN DEL SOLOMILLO WELLINGTON

  • 1 – Para empezar, limpiamos la grasa que recubre el exterior del solomillo.
  • 2 – Cortamos los champiñones y una cebolla en varios trozos.
  • 3 – Metemos en la picadora los champiñones troceados y la cebolla junto a un diente de ajo. Debemos triturarlo todo hasta dejarlo como una pasta.
  • 4 – Ponemos aceite en una sartén y sofreímos la pasta resultante. Salpimentamos y añadimos un chorro de vino blanco. Tapamos y dejamos sofreír a fuego medio alto. A la salsa resultante de esto la llamaremos duxelle.
  • 5 – En otra sartén vamos a marcar el solomillo. Simplemente hay que dorarlo por el exterior, ya que el solomillo se acabará de hacer en el horno.
  • 6 – Extendemos un trozo de papel de film transparente y colocamos unas lonchas finas de jamón ibérico hasta formar un rectángulo (en lugar de jamón, también se le puede poner beicon o panceta, dependiendo de lo que más nos guste).
  • 7 – Sazonamos con sal gorda el solomillo y lo pintamos con mostaza.
  • 8 – Cogemos la salsa duxelle y la ponemos sobre el jamón hasta cubrir toda la superficie.
  • 9 – Colocamos el solomillo en el centro y lo cubrimos con ayuda del film. Lo enrollamos ayudándonos de los extremos, como si se tratara de un caramelo.
  • 10 – A continuación, desenrollamos el hojaldre y lo extendemos. Le quitamos el film al solomillo y lo colocamos en un extremo del hojaldre, dejando un pequeño margen de varios centímetros.
  • 11 – Pintamos con huevo batido la superficie de hojaldre que queda alrededor del solomillo. Envolvemos el solomillo, presionamos para que cierre bien y doblamos los extremos hacia adentro, como si envolviéramos un regalo. Ahora pintamos también la parte exterior del hojaldre.
  • 12 – Colocamos el solomillo en una bandeja para horno, de manera que la parte del cierre del hojaldre quede hacia abajo.
  • 13 – Antes de meterlo al horno, hacer tiras de hojaldre y decorar toda la superficie.
  • 14 – Pinchar con la punta de un cuchillo algunas zonas del solomillo para evitar que se hinche y se deforme en el horno.
  • 15 – Horneamos a 200ºC con el horno precalentado, durante 25 o 30 minutos. Hay que mantenerlo hasta que veamos que el hojaldre está bien dorado.
  • 16 – Si nos gusta el solomillo más hecho, se puede tapar el hojaldre con papel de aluminio y hornear 10 minutos más.

La clave de un buen solomillo Wellington es que quede por fuera bien dorado y por dentro rosado y jugoso.

SOLOMILLO WELLINGTON 100% CASERO: HACER EL HOJALDRE

¿Quieres añadirle un toque más artesanal a tu solomillo Wellington? En ese caso, puedes hacer tú mismo el hojaldre que lo recubre, lo que supondrá un valor añadido para tu plato. Hacer hojaldre casero no es tan complicado como parece. Te explicamos cómo en unos pasos:

1 – En un bol echamos 250 gramos de harina de trigo tamizada. Con las manos hacemos un agujero en el centro.
2- Vertemos 125 ml de agua fría y 5 gramos de sal.
3 – Con los dedos removemos en círculos, desde dentro hacia afuera, hasta que la harina haya absorbido toda el agua. Amasamos con las manos hasta conseguir una masa homogénea.
4 – Seguimos amasando fuera del bol y hacemos una bola. Volvemos a colocar la bola en el bol y tapamos con un trapo limpio. Dejamos reposar durante 30 minutos.
5 – El elemento más importante del hojaldre es la mantequilla. Cogeremos un bloque de 250 gramos de mantequilla. Es importante que esté fría.
6 – Ayudados con un rodillo, debemos aplastar la mantequilla hasta formar un cuadrado de unos 20 cm por cada lado. Colocaremos un trozo de papel vegetal entre la mantequilla y el rodillo.
7 – Cogemos la masa de antes y la aplastamos hasta que quede bien fina, formando una especie de rectángulo (más grande que el cuadrado de mantequilla). En el medio colocaremos el cuadrado de mantequilla y lo cubriremos con la masa, hasta que quede otra vez un cuadrado de 20 x 20.
8 – Metemos esa masa en la nevera durante 15 minutos.
9 – Lo sacamos, y con el rodillo aplastamos la masa, de manera que si el cuadrado antes media 20 cm, ahora medirá 60. Lo doblamos en tres partes y volvemos a amasar con el rodillo hasta que quede bien estirada.
10 – Hay que repetir esta operación seis veces: estirar, doblar y volver a amasar. Cada vez, hay que meter la masa 15 min en la nevera.

Te quedará tan bueno como al comidista y lo disfrutarás con tus amigos.

VARIANTES DEL SOLOMILLO WELLINGTON

Normalmente, este conocido plato de la cocina inglesa se hace con ternera, pero también se puede preparar con solomillo de cerdo. Es más fácil, más barato y el resultado es igual de bueno. Esta es una variante bastante extendida y, de hecho, hay mucha gente que lo prefiere así. El solomillo de cerdo es más sabroso y además posee múltiples propiedades que la mayoría desconoce (tiene poca grasa, aporta potasio, vitaminas y minerales). Sea cual sea el solomillo que utilices, el resultado será igual de satisfactorio. Recomendamos probar ambas variantes.

Por otra parte, la versión francesa del solomillo Wellington se llama Filet de Boeuf en Cro-te. En esta variante, la carne se cubre con foie gras (un producto muy típico de este país) y luego se le añaden los champiñones.

En realidad, el solomillo Wellington tiene varios puntos en común con la cocina francesa. El primero, como hemos dicho, es el foie gras. El segundo sería el hojaldre, que fue muy utilizado en Francia a partir del siglo XVIII. Y lo cierto es que el país galo sigue sin reconocer el solomillo Wellington. Allí siguen llamándolo Boeuf en Cro-te, cuya traducción vendría a ser “solomillo de buey con costra”. Es su particular forma de reivindicar este plato como propio e ignorar la popular versión inglesa.

Existen versiones parecidas de este plato, como el “solomillo de cerdo con salsa de vino, mostaza y miel”, el “solomillo a la cerveza” o el “solomillo de cerdo con salsa de setas”. A continuación, te contamos cómo preparar solomillo a la cerveza.

SOLOMILLO A LA CERVEZA

Los ingredientes que necesitaremos serán:
– Un solomillo de cerdo
– 200 ml de cerveza
– Una pastilla de caldo de carne
– Una cebolla
– Un ajo
– Romero
– Aceite de oliva

ELABORACIÓN DE SOLOMILLO A LA CERVEZA

1 – Marcaremos el solomillo en una cazuela, con un chorrito de aceite de oliva, hasta que quede dorado.
2 – Cuando veamos que está hecho, añadiremos la cebolla, cortada muy fina.
3 – Además de la cebolla, añadiremos ajo y romero. Cocinamos durante 10 minutos.
4 – Tapamos la cazuela para que no se pierdan los aromas.
5 – Vertemos la cerveza en la cazuela.
6 – Deshacemos una pastilla de caldo de carne sobre los ingredientes.
7 – Tapamos y dejamos cocinar 25 minutos a fuego lento.

SOLOMILLO WELLINGTON CON CARNES CAMPO NATURA

Si quieres preparar un buen solomillo Wellington, en nuestra tienda encontrarás los mejores productos del mercado, carnes Premium de primera calidad y al mejor precio. Y es que, por mucho que sigas la receta al 100% y añadas correctamente todos los ingredientes, no olvides que la materia prima es lo principal para elaborar un buen plato. En este sentido, nuestro solomillo de vaca gallega representa la más alta calidad que ofrece nuestra casa. Su color rojo y su intenso sabor lo convierten en una de las piezas preferidas de la gastronomía española.

Carnes Campo Natura es la tienda online para los gourmets amantes de la buena carne. Si pides ahora tu solomillo lo recibirás envasado al vacío en tu casa, manteniendo en todo momento la cadena del frío y a precio de lonja. Si quieres hacer pedidos para tu restaurante, consúltanos para pedidos más grandes (disponemos de packs para restaurantes). Si te interesa algún corte en especial, no dudes en decírnoslo.

Si quieres preparar el solomillo al estilo Wellington con carne de cerdo, te recomendamos el solomillo de cerdo ibérico de bellota. La carne de este tipo de cerdos (criados en la zona suroeste de España) es de un color más rosado que la de los cerdos corrientes. Es más tierna y jugosa, debido a que esta raza de cerdo se cría de forma natural. De un cerdo ibérico se pueden sacar solo dos solomillos. Es por eso que esta pieza es una de las más cotizadas. Y podrás encontrarla en nuestra tienda online a un precio inmejorable.

Entra en nuestra tienda online y conoce de primera mano la carne de vaca retinta, la vaca de las dehesas del sur, llamada también “vaca ibérica”. Es una carne premiada en varios certámenes gastronómicos y conocida por su extraordinario sabor. Su tono rojizo y su textura la alejan de las carnes industriales. Su jugosidad supone un placer para el paladar.

Carnes Campo Natura somos un grupo de amantes de la gastronomía que nos centramos en el producto cárnico andaluz. Nuestro objetivo es llevar a tu casa, directamente del campo, las mejores carnes de Andalucía. Y todo ello haciendo un solo clic en el ratón.

Visita nuestra tienda online. No te arrepentirás.

Enviar mensaje
1
¿Puedo ayudarte?
¡Estoy aqui para ayudarte!